3 ene. 2012

Los favores que nunca se olvidan


Algo muy doloroso suele suceder cuando se pide un favor -que realmente se necesita- y este no es concedido.

Pero algo muy extraño pasa cuando se recibe un favor sin haberlo solicitado.

Tom Forley, presidente de la cámara de Representantes de Estados Unidos, cuenta la anécdota del montañés que lo rescató hace años,cuando debió efectuar un aterrizaje forzoso con su avioneta al este del estado de Washington. Desde la época del accidente, el montañés se convirtió en un incansable partidario de la carrera política de Foley.

El caso suena mucho a Maquiavelo. "Está en la naturaleza de los hombres", escribió el brillante florentino hace cinco siglos, "sentirse tan obligado por los favores que se hacen como por los que se reciben".

Aunque es bueno mencionar que las personas nunca recuerdan los favores que reciben, pero rara vez olvidan los que han dispensado.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...