24 feb. 2012

Un joven desafortunado



Un infeliz joven con quien la madre naturaleza se mostró bastante avara, sufría mucho por la corta medida de su atributo varonil. 

Cierto día vio un anuncio que lo llenó de gozo. En él se hacía propaganda a un aparato que agrandaba el pene. "Úselo usted en la correspondiente parte -decía la publicidad- y de inmediato verá cómo su miembro se agranda"

No dudó el joven desafortunado en mandar pedir el artilugio, y de inmediato remitió la cantidad -fuerte, por cierto- que la empresa distribuidora del aparato tal pedía para enviarlo. 

A vuelta de correo, en efecto, recibió el aparato para agrandar el pene. Era una lupa... 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...