3 mar. 2012

Los refrescos de dieta: ¿son adictivos?



Darren Jones quiere comprobarse a sí mismo de que está en rehabilitación por una inusual "adicción". Dice que está tan enganchado a la Coca-Cola Light que ha llegado a consumir hasta 18 latas al día y no pueden salir de casa sin haber tomado su dosis inicial y cargar con su dotación necesaria. A juzgar por sus fotos en el Daily Mail , este consumo inusual de refrescos de "dieta" no le ha ayudado a controlar su peso, que llegaba a las 500 libras cuando las fotos fueron tomadas.


Pero no está solo. El ex presidente Bill Clinton, Victoria Beckham, Elton John y en la película de Harvey Weinstein, los magnates y Jeffrey Katzenberg han admitido tener el hábito de consumir Coca-Cola Light, según The New York Times .

Inclusive esta el caso de Elisa Zeid, una reconocida dietista de alto perfil, sin problemas de peso, con tres libros y numerosas apariciones en televisión en su haber, el año pasado  confesó tener una adicción a la Coca-Cola Light en Twitter, .

Las encuestas muestran que las personas que consumen estas bebidas rara vez se detienen en tomar uno solo. De hecho, el típico consumidor de refrescos de dieta Downs, consume un promedio de más de 26 onzas por día, y el 3 por ciento de los bebedores de refrescos de dieta por lo menos cuatro por día. Pero ¿son especialmente graves los ingredientes de la soda de dieta que las hace adictivas?

Si, hay algo en las colas dietéticas que pueden hacerlas adictivas. El sospechoso más probable es la cafeína, aun y cuando muchos grandes consumidores de refrescos de dieta prefieren las bebidas de cola sin cafeína y las comparaciones en cuanto a la cantidad de cafeina que contiene una tasa de café en comparacion con la de una lata salva el honor de la Coca Light: una Coca-Cola Light de 8 onzas te da un mísero 47 miligramos de cafeína, en comparación con 133 en una taza de café ordinario y 320 en un grande de Starbucks.

Otra explicación plausible es la costumbre. El refresco de dieta se convierte en parte de los rituales diarios: un descanso del trabajo, la comida, viendo las noticias, lo que sea. Y tomando una bebida sin calorías puede parecer que no hay inconveniente para frenar el impulso de dejarse llevar.

Otro elemento que puede influir para esta adiccion serian los edulcorantes artificiales que activan el sistema de recompensa del cerebro. En un estudio reciente donde a unas mujeres  se les dio a bebe agua endulzada con azúcar o Splenda y Diet Coke, las mujeres no podían distinguir la diferencia entre las dos bebidas, pero imágenes de resonancia magnética mostraron que el sistema de recompensa del cerebro respondió más al azúcar.

El autor del estudio Martin P. Paulus, MD, profesor de psiquiatría en la Universidad de California en San Diego, sugiere que los refrescos de dieta pueden ser adictivos porque "los edulcorantes artificiales tienen efectos positivos de recompensa", lo que significa que el ser humano trabajar para eso, como para otros alimentos, el alcohol e incluso las drogas.

Pero más allá de toda esta situación de la adicción, la soda de dieta se ha relacionado con problemas de salud como mayores tasas de ataque al corazón y derrames cerebrales, problemas renales, los partos prematuros, y, sí, el aumento de peso. 


Aunque todavía no es una verdad científica, la evidencia emergente es un poco inquietante. He aquí un resumen:
- Ataque cardíaco y accidente cerebrovascular: el consumo de refrescos de dieta a diario puede aumentar el riesgo de ataque cardíaco y otros eventos vasculares en un 43 por ciento, pero no existe tal amenaza con el consumo de refrescos regulares o con cantidades menores de  consumo frecuente de refrescos de dieta. Estos resultados provienen de un estudio que incluyó más de 2.500 adultos publicados en la revista Journal of General Internal Medicine el 30 de enero de 2012. 

- Problemas de riñón: En 2009, investigadores de Harvard encontraron que beber dos o más refrescos de dieta diaria podría conducir a una caída de 30 por ciento en una medida de la función renal en las mujeres. No declive acelerado se observa en las mujeres que bebían menos de dos refrescos de dieta diaria. La caída se mantuvo incluso después de que los investigadores tomaron en cuenta la edad, presión arterial alta, diabetes y actividad física.
- Parto pretérmino: Un estudio danés que incluye más de 59.000 mujeres encontraron un vínculo entre el consumo de uno o más refrescos de dieta al dia y un aumento del 38 por ciento en el riesgo de dar a luz a bebés prematuros, el riesgo fue del 78 por ciento más alto entre las mujeres embarazadas que bebían cuatro o más gaseosas dietéticas diarias. No hay riesgo en el consumo moderado de una gaseosa normal.
- Aumento de peso: ¿No sería irónico que en lugar de ayudar a perder peso, las sodas de dieta tuvo el efecto contrario? Un estudio de la Universidad de Texas Health Science Center en San Antonio encontró que en comparación con aquellos que no bebían refrescos de dieta, los participantes del estudio que lo hacían ocasionalmente tuvieron un incremento del 70% mayor en circunferencia de la cintura, pero, aquellos que consumían dos o más refrescos de dieta diaria llevaron la circunferencia de su cintura a cerca de un 500% mayor que los que no bebían ninguna. Esto no prueba que el refresco de dieta es el culpable ya que el estudio fue observacional y podría ser que los participantes comenzaron a aumentar de peso y luego comenzó a beber sodas de dieta.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...