15 ago. 2011

10 sencillos pasos para lograr la dicha conyugal



Actualmente, las parejas tienden a separarse argumentando diversidad de incompatibilidades; algo que no vieron -o no quisieron ver- durante el noviazgo. Rompen con facilidad un vinculo que se comprometieron a mantener tanto en las buenas como en las malas. Ya no les gusta batallar, si se ven ante alguna dificultad o adversidad inmediatamente piensan en la separacion, rompiendo así la promesa que se habian hecho.

Seguramente esas parejas desconocian que tener -y mantener- un matrimonio feliz exige una inversión de tiempo y energía. Y que no deben desilusionarse si sus esfuerzos no rinden resultados inmediatos terminando por concluir que el matrimonio exige demasiado trabajo.

Las parejas felices enfocan su relación de otra manera; buscan construir un matrimonio feliz y duradero,  observando estas sencillas reglas:
 


1.- Los buenos matrimonios no son producto de la casualidad. Todos crecemos creyendo que el amor es algo mágico y que, en ultima instancia, esta fuera de nuestro control. No “decidimos” amar; simplemente, nos enamoramos. Pero, si deseamos cosechar los frutos del amor con constancia, debemos hacer algo. Ante todo, hemos de prestar cuidadosa atención a la persona amada, para comprender verdaderamente sus deseos. En segundo lugar, debemos actuar en armonía con ese conocimiento. La calidad de una relación personal depende de la forma en que dos personas se traten mutuamente, en las buenas y en las malas. Los matrimonios nunca son estáticos; o bien están desarrollándose, o están en decadencia. Los conyuges bien avenidos saben que la vitalidad de su amor es responsabilidad de ellos mismos. Ambos son participantes activos en la búsqueda del amor duradero.

2.- El amor no se destruye fácilmente. Secretamente, casi todas las parejas temen que su relación llegue a estancarse y marchitarse. Sin embargo, el amor rara vez muere. Solo parece ausente, porque permitimos que otros sentimientos lo eclipsen. Cuando en un matrimonio ocurren desavenencias, ambos cónyuges necesitan protegerse. Por temor a que se les hiera o rechace, se retraen y ocultan tras una mascara de indiferencia. Pero quienes viven un buen matrimonio comprenden que la dulce calma volverá después de la tormenta. Con base en esta apreciación, logran sobrevivir a crisis que destrozan a otras parejas de casados.

3.- El matrimonio no es una panacea. Los beneficios de la unión conyugal son tan elogiados, que algunos llegan a creer que es el antídoto para todas las viejas heridas, de la niñez o de otros amores. No hay tal; el matrimonio no es la solución de los problemas personales. Por muy armónico que sea su vínculo matrimonial, usted y su cónyuge son individuos, antes de constituir una pareja. Cuando esperamos que el compañero o la compañera fomente nuestro ego o compensar nuestras flaquezas, invariablemente quedamos decepcionados, y nuestro cónyuge resentido. Sólo cada cual debe asumir la responsabilidad de lo que siente, y de la propia valía. Las parejas mejor integradas saben que, para que su cambio dure, ambas partes deben aprender, ante todo, a amarse a sí mismas. De lo contrario, nunca se sentirán dignas de ser amadas.

4.- Amar es aceptarse mutuamente. Con demasiada frecuencia, creemos insensatamente que el amor nos autoriza a remodelar la manera de ser de la persona amada. Tratamos de anular los rasgos de personalidad desagradables de nuestra pareja, incluso si en este proceso disminuimos las cualidades mismas que nos inspiran tanto cariño. Las parejas en verdad dichosas entienden que amar significa aceptar los defectos de nuestra cara mitad. Saben que el deseo de cambiar de una persona surge de la conciencia de ser aceptada tal como es.

5.- Quienes se aman no pueden ser adivinos del pensamiento. Una de las fantasías del amor es que, por alguna misteriosa razón, nuestra pareja esta armonizada con nuestros pensamientos y sueños más íntimos. Cuando un cónyuge falla en esto, el otro suele sentirse triste, desilusionado o incluso traicionado. Más no es razonable que otra persona adivine qué pensamos. Los hombres y las mujeres que se sienten comprendidos por sus parejas saben que, a la postre, la responsabilidad de darse a entender es asunto de cada quien. Así, cuando decimos a nuestra pareja lo que necesitamos, y el o ella responden a esa solicitud, presenciamos una autentica manifestación de amor.

6.- Las mejores relaciones personales siempre están cambiando. Casi todos creemos que una relación sólida no se altera de un año a otro. En realidad, las relaciones conyugales cambian inevitablemente, al igual que las personas. Las parejas que tropiezan con mas dificultades son las que, temiendo que su amor no sea lo bastante fuerte para resistirlo, rechazan el cambio. Las parejas que conservan una relación duradera son lo suficientemente flexibles para aceptar el cambio con actitud positiva. Importa mucho tener fe en que el amor entre usted y su compañero o compañera es lo bastante fuerte, y lo bastante confiado, para darse el uno al otro el respeto, la libertad y el espacio necesarios para crecer y realizarse.

7.- La infidelidad envenena el amor. “Lo que mi pareja no sabe no puede dañarle”, es una falaz justificación para incurrir en relaciones extraconyugales. Aun si ello no conduce al divorcio, una aventura amorosa puede dañar permanentemente el vínculo conyugal, ya que constituye una violación flagrante del compromiso marital. Cuando respetamos nuestros votos matrimoniales, nos sentimos a gusto con nosotros mismos. Pero cuando actuamos con doblez, secretamente lo sabemos, y nos sentimos faltos de carácter. Recordemos, además, que no podemos amar a otra persona si antes no nos amamos a nosotros mismos.

8.- Quien ama no hace acusaciones. Antes de casarnos, la mayoría de los adultos tomamos la vida como viene. Si todo sale bien, sentimos que es porque hemos tomado las decisiones correctas. Cuando no sucede así comprendemos que esto también es resultado de nuestras propias acciones. Luego nos casamos. Si no tenemos tacto, empezamos a lanzar acusaciones a nuestra pareja: “Tú tienes la culpa de que yo sea infeliz”. Los cónyuges suelen ser, por desgracia, los chivos expiatorios mas a la mano.. Es mas fácil encontrar fallas en lo que él o ella están haciendo, que examinar como nosotros mismos hemos creado nuestra propia infelicidad. Evite caer en la trampa de las acusaciones. Adopte una actitud mas positiva en su matrimonio…. Y en la vida. Cuanta más responsabilidad asuma usted por la calidad de su vida, más feliz será en compañía de su pareja.
9.- El amor no es egoísta. En tanto que el amor maduro requiere de un equilibrio entre el dar y el recibir, la generosidad espontánea, es la esencia del amor. El verdadero amor exige que pongamos en segundo lugar nuestras necesidades, y que respondamos a las de nuestra pareja; no infinita o unilateralmente, pero si a manudo. De hecho, nos sentimos mas enamorados cuando damos que cuando recibimos algo de nuestro compañero o de nuestra compañera. La costumbre de dar es contagiosa. Fomenta la reciprocidad, Pero, ¡cuidado!: no dé para recibir, pues eso no es amor. Tampoco debe usted dar interminablemente a un cónyuge que se aprovecha de sus sentimientos. Los matrimonios mas realizados son aquellos en que ambos cónyuges dan el ciento por ciento…. y reciben, a cambio, el ciento por ciento.

10.- El amor sabe perdonar. En ocasiones, todas las parejas se hieren y se decepcionan. Ocurre entonces una de dos cosas: o bien perdonamos, o inevitablemente, poco a poco acumulamos resentimiento. Para que el amor perdure, debemos ser capaces de perdonar. Reprimir simplemente nuestros sentimientos y emociones, o pretender ignorarlos, no es perdonar. Tampoco lo es el disculpar la conducta del otro. El perdón es una autentica y voluntaria renuncia a la ira y al resentimiento. Y es necesario para que la buena relación interpersonal vuelva a florecer.
Por ultimo es bueno tener en mente que para mantener el amor en la pareja es necesario que ambos  se comporten de forma que favorezca su autoestima, su dignidad y su integridad personal. Ya que cuando uno se siente  bien consigo mismo, poseerá la confianza y la alegría necesaria para que el amor siga verdaderamente vivo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...